Pan y circo!

Hace apenas seis meses, cuando se tuvo que aplazar a un lunes el primer “Clásico” de la temporada, apelativo, por cierto, que a pesar de ser muy clásico es un invento reciente de los periodistas españoles, se justificó la medida porque el domingo se celebraban las elecciones catalanas y “no convenía” mezclar eventos tan importantes… Ahora afrontamos un final de temporada apasionante, especialmente para los que se juegan la vida por abajo y los que aún pueden obtener el premio de consolación de jugar en Europa el año que viene y resulta que nos agrupan las tres últimas jornadas coincidiendo con la campaña y las posteriores elecciones municipales en toda España y autonómicas en 14 Comunidades. Sólo el Barça… y el Madrid, han estropeado el guión dejando la lucha por el título finiquitada antes de tiempo pero, si como en 2007, por ejemplo, se hubiese llegado al último día con todo por decidir, el guión del “Pane et circensis” romano habría alcanzado su máxima expresión. ¡Hala!, a pensar en fútbol y dejarse de política, economía, parados, terrorismo, violencia de género, corrupción…

Anuncios

Cantera 125…

Clever, Soler, Bakero, Begiristain, Valverde, Serna, Unzúe, Goikoetxea, Eusebio, Salinas, Aloisio, Manolo Hierro, López Rekarte, Romerito, Koeman, Onésimo, Geli, Stoichkov, Nando, Witschge, Nadal, Cristóbal, Juan Carlos, Pablo Alfaro, Vucevic, Ekelund, Romario, Ivan, Quique Estebaranz, Hagi, Abelardo, Jose Mari, Escaich, Korneiev, Sánchez Jara, Lopetegui, Eskurza, Kodro, Popescu, Figo, Prosinecki, Cuéllar, Ronaldo, Giovanni, Vitor Baia, Amunike, Couto, Blanc, Pizzi, Luis Enrique, Sonny Anderson, Dugarry, Reiziger, Bogarde, Hesp, Ciric, Rivaldo, Kluivert, Zenden, Pellegrino, Cocu, Frank de Boer, Ronald de Boer, Dani, Simao, Litmanen, Dehu, Overmars, Gerard, Petit, Alfonso, Dutruel, Saviola, Geovanni, Rochemback, Christianval, Bonano, Anderson, Coco, Riquelme, Mendieta, Sorin, Enke, Ronaldinho, Quaresma, Márquez, Luis García, Mario, Rüstu, Van Bronckhorst, Albertini, Davis, Eto’o, Deco, Edmilson, Giuly, Belletti, Sylvinho, Larsson, Maxi López, Ezkerro, Van Bommel, Gudjohnsen, Thuram, Zambrotta, Henry, Toure, Abidal, Milito, Pinto, Alves, Piqué, Cáceres, Hleb, Keita, Ibraimovic, Maxwell, Henrique, Keirrison, Chigrinski, Villa, Adriano, Mascherano, Afellay… 125 a los que puede que se sumen otros como Rossi, Neymar, Nilmar, Cesc, Andrada, Alexis Sancez, Ayew…, pero vale, aceptamos CANTERA como animal de compañía…

Esta es la lista de fichajes del Barça desde que Cruyff asumiera el mando de la nave y diera el cambio histórico que algunos califican ahora como de “vuelco hacia la cantera”. No quiero decir con ello que no hayan salido jugadores de La Masía en estos años, porque los ejemplos saltan a la vista, pero tampoco se puede decir que el Flaco fuese un ejemplo de apuesta por los de casa sino que destacó, muy al contrario, por su afición a los fichajes extravagantes, especialmente en el mercado de invierno, algunos de insigne recuerdo, como Romerito, al que “El Mundo Deportivo” anunciaba como “ROMERITO SUPERSTAR” en portada con sus impactantes declaraciones “Si Dios y la Virgen de Caacupé quieren, debutaré el Sábado y ganaremos al Madrid”. Bueno, Dios quiso que debutara, pero la Virgen de Caacupé no hizo que ganasen y el partido se saldó con un empate a cero. Cruyff se vanagloriaba de haber dado un quiebro a la prensa, manteniendo en secreto el nombre de la “estrella paraguaya” cuyo bagaje, para la prensa deportiva catalana, era haber coincidido con Johan en los Cosmos de Nueva York y ser cuñado de Amarilla (sic)

Por eso, cuando ahora se le llena la boca, o la mano, al mítico Cruyff para criticar los pasos de Mourinho, me acuerdo de aquello de la paja y la viga y veo con asombro como a fuerza de repetir un mantra todos en Barcelona, en Cataluña y en el barcelonismo universal, terminan recitando a una “El Barça, DE SIEMPRE, apuesta por la cantera… ommmmmmmh!”

Yo viaje en el Metro con el “Loco” Gatti

Me paso la vida dando a las teclas de un ordenador, escribiendo artículos, libros, revistas… cualquier excusa es buena con tal de no trabajar!

Lo cierto es que, como a casi cualquier español, me apasionan básicamente tres temas: las mujeres (quien lo estime oportuno que las cambie por los hombres, o por todos a la vez, no tengo problemas) la política y el fútbol (el deporte en general, incluyendo en el disciplinas tan variadas como los toros o el lanzamiento de huesos de oliva)

Este blog lo dedicaré a hablar de deporte y le doy título en un envenenado homenaje al programa “Punto Pelota”, de Intereconomia TV, que consigue, desde hace tiempo, que me cueste más trabajo dormir, que me levante más cansado y que haya conseguido desarrollar un oído multiproceso capaz de entender, al mismo tiempo, a Roncero, Siro, D’Alessandro, Pedrerol, Lobo Carrasco, Carme, Quim, José Damián, Luque, Iñaki y un millón y medio de personas más hablando a la vez…

Me dejo para el final al “Loco” Gatti, todo un personaje que aporta, desde la autoridad de su apodo, un punto de cordura en esa melé de comentaristas que gritan, gesticulan, mueven los brazos como muñecos enloquecidos e incluso sudan y salivan (por favor, un Lexatín para D’Alessandro MACno!)

Hace casi dos años compartí asiento en el Metro con el “Loco”. Se acababa de fundir Air Comet y el iba a Barajas a reclamar que le devolvieran el dinero del pasaje o le encontrasen lugar en otro vuelo. En el hall de Salidas la imagen era dantesca, llena de gente durmiendo, llorando, quejándose y entre ellos caminaba Gatti conmigo unos metros por detrás. Me sobraba tiempo hasta tomar el avión para Alicante y me traicionaba el alma de periodista, futbolero, madridista… yo qué se… el caso es que le seguí un rato discretamente y pude ver como se encontraba con los aficionados de Estudiantes de la Plata que venían de ver perder el Mundial de CLubs a su equipo contra el Barça del Triplete. Cuando los chavales lo vieron empezaron a aplaudir y a cantarle “Loco Gatti, Loco Gatti!”… “¿Cómo les va a los “Pincharratas”?”, preguntó Gatti estrechando la mano de algunos de aquellos jóvenes, cansados de horas de avión pero que no dejaban de cantar y reir. Uno de ellos se levantó y dando la mano del mítico arquero le dijo “Un honor, Loco… qué gran portero fuiste!”, Gatti le sonrió, le dió las gracias y el chaval le soltó “¡Lástima que perdiste el tiempo jugando para las “gallinas”!” y el Loco se fue riendo hacia el mostrador de Air Comet entre los cánticos y aplausos de aquellos chicos y la mirada de un admirador, la mía, que había tenido la suerte de presenciar una simple anécdota pero que era, ésta si, la mía… yo compartí asiento en el Metro con el Loco Gatti, tal vez algún día comparta asiento en Punto Pelota… y eso si que es un buen gallinero!